martes, 16 de febrero de 2010

OLIGOPOLIO: Gel, pasteles y chivatos.


¿Nos gustaría pagar menos por los pasteles, el gel de ducha o la vivienda? Detrás de los precios que pagamos por estos productos se esconden a veces empresas que pactan precios y nos cobran más de la cuenta.

Su estrategia tiene que ver, como hemos visto en clase, con los beneficios de ponerse de acuerdo, ya sea para sortear las preguntas de un interrogatorio o para ligar, como en la película Una mente maravillosa.

En clase, algunos habeis preguntado como es posible probar el acuerdo de precios. A veces uno de los miembros denuncia al resto y se libra del castigo como en el caso de las empresas de gel de ducha. Otras veces analizando la documentación de reuniones de estas empresas, como en el caso de las pólizas de seguro para cubrir desperfectos de vivienda, y en otras ocasiones se deduce de documentos como una nota de prensa, como en el caso de las empresas de alimentación.

3 comentarios:

JG dijo...

Estamos en manos de las grandes empresas financiadas por los grandes bancos

julio oliva dijo...

No sólo eso Jesús sino que esas mismas empresas que proclaman la libertad de competencia y mercados practican lo que Lenin llamaba última fase del capitalismo caracterizada por la supresión de la competencia en favor del monopolio, es decir, el Imperialismo, no?

raulsanchezgarcia dijo...

En términos económicos, la tendencia de las empresas a alcanzar acuerdos para no competir es uno de los fallos del mercado, pero para eso está el Estado, para impedir eso si puede... el Imperialismo busca el monopolio de los dominadores al menos en los sectores rentables pero, sin ser deseable, no todo monopolio es imperialista ¿no?...